EL DESAFIO DEL AMOR... (RECURSOS CRISTIANOS)  
 
  CADA DIA... 18-01-2017 20:17 (UTC)
   
 

     

Aqui queremos compartir contigo todos los dias  una reflexión que te pueda ser de bendición y fuerzas...

                                                                                                          Junio 2010.-
El capítulo que no debería existir

Pasado el luto, envió David por ella, la trajo a su casa y la hizo su mujer; ella le dio a luz un hijo. Pero esto que David había hecho fue desagradable ante los ojos de Jehová 2 Samuel 11:27.

El capítulo 11 del segundo libro de Samuel nunca debería haber sido registrado en las Escrituras. Este capítulo es un retrato de la miseria y vileza de la que es capaz el ser humano cuando rompe su comunión diaria con Dios. Pero el capítulo está ahí, como una prueba de que por más doloroso que sea, el pecado es parte de la experiencia humana. Es justamente por eso que Jesús se hizo hombre: para solucionar esta triste situación.

Adulterio y homicidio juntos. ¿Cómo pudo aquel que fue un pastorcito inocente, que en el nombre de Dios había matado osos y leones y acabado con el gigante Goliat, ser capaz de un doble pecado, tan repugnante a los ojos de Dios?
El incidente registrado en este capítulo debería recordarnos siempre que no somos siquiera capaces de imaginar las profundidades a las cuales podemos descender si nos soltamos del brazo poderoso de Jesús.

A veces, ante la noticia de alguien que se hirió en la lucha contra el pecado, preguntamos: "¿Cómo fue capaz de hacer eso ?" El hombre carnal es capaz de eso y de mucho más. El capítulo 1 de la epístola a los Romanos nos muestra el cuadro del hombre que no le concede un lugar a Dios en su existencia. Está entregado a pasiones infames, a inmundicias y a la concupiscencia de su corazón.

Gracias a Dios que no existe solamente el capítulo 11 en 2 Samuel. Alabado sea el Señor por el capítulo 12. Gracias al Señor porque el hombre es confrontado con su propia conciencia, que no es otra cosa que la voz del Espíritu Santo; y gracias, sobre todo, porque la gracia redentora del Padre es capaz de tocar el corazón del hijo. David volvió en sí, reconoció la miseria de su situación, se dio cuenta de que había actuado como un monstruo, se encontró lejos del reino de Dios, en la tierra de la culpa, la locura y la muerte, y desde allí gritó: "Señor, pequé, ten compasión de mí".

El Salmo 51 registra el clamor del corazón penitente de un hombre que percibió la enormidad de su pecado, el grito desesperado de alguien que siente que Dios debe hacer un trasplante de corazón en su vida. David reconoce que nació pecador, que el virus del mal está en cada partícula de su ser, pero no se conforma con esa situación, y clama: "Purifícame con hisopo y seré limpio; lávame y seré más blanco que la nieve" (vers. 7).

Cuando el Espíritu Santo nos muestra nuestra realidad, no lo hace para llevarnos a la desesperación o al suicidio, sino para ayudarnos a entender el valor del remedio. "Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio" (S. Juan 16:8). Convencernos sólo de pecado no tendría valor sin la justicia de Cristo, al paso que mostrarnos sólo la justicia no tendría mucho sentido sin mostrarnos el juicio, el cual debemos enfrentar sin miedo, a pesar de nuestro pasado escabroso, porque ya fue perdonado por Jesús.



créditos:Pastor Alejandro Bullón.-


                             La gangrena que arruina vidas

Y su palabra carcomerá como gangrena. Así aconteció con Himeneo y Fileto. 2 Timoteo 2:17.

Cierto día un ganso se paseaba majestuosamente por el patio de una casa, cuando alguien hizo el siguiente comentario: "Ese es un ganso muy decente". Una vieja gallina escuchó la conversación y esa noche se la contó a su esposo. -Dicen que el ganso es un indecente. -Siempre pensé eso -respondió el viejo gallo. Al día siguiente corrió la noticia en todo el gallinero de que el ganso, aparentemente correcto, no era más que un individuo peligroso, un verdadero halcón disfrazado de ganso. Una pequeña gallina recordó que una vez lo había visto, a cierta distancia, hablar con una especie de halcones, en el bosque. -Sin duda, estaban planeando alguna canallada -sugirió. Un pato también recordó que cierto día el ganso había dicho que no le gustaba la vida de ganso. Al día siguiente todos, munidos de piedras y palos buscaron al ganso y casi lo mataron. Aunque todo esto no es más que una fábula, la verdad dolorosa es que con la palabra podemos arruinar muchas vidas. ¿Cómo actúa, ante una calumnia, la persona que quiere ser cada día más semejante a Jesús? ¿Le pregunta a otra persona si es verdad lo que oyó! Esta es, sin duda, la mejor manera de continuar con la bola de nieve. ¿0 mira fijamente a quien trae el chisme y le dice que no tiene interés en oír hablar de la vida ajena? Eso, sin duda, le dará un aire de "santo" que no armoniza con un cristiano auténtico. Entonces, ¿qué hace' Siempre da resultado oír en silencio sin hacer comentario alguno, ni querer saber la "verdad" preguntando a otras personas, sino ir a la persona afectada y contarle a ella la situación. Pero lo que realmente importa es que esa actitud no sea fabricada para que todos crean que somos semejantes a Jesús. Tal acción tiene que brotar de manera natural del corazón, y la persona actuará de este modo sólo en la medida en que viva una experiencia diaria con Cristo y el Espíritu de Dios santifique sus sentimientos y sus palabras. Himeneo y Fileto, los personajes del texto de hoy, aparecen registrados en ia historia como dos grandes murmuradores. Dios no permita que nuestro nombre aumente esa lista.

(PASTOR A. BULLON)

                                                                                                                         21 DE SEPTIEMBRE 2009

                                        Puedes vencer la tentación

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero Fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podáis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1 Corintios 10:13 (RVR 1960).

En el capítulo 10 de la primera Epístola a los Corintios, el apóstol Pablo repasa la historia del pueblo de Israel y de sus repetidas caídas. En el versículo 11 dice que "todas estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros", y antes de entrar en el texto de hoy, les dice que sería bueno (vers. 12) que pensáramos un poco en nuestra situación para no sufrir los mismos reveces del pueblo de Israel; pero que en todo momento tengamos presente que no existe tentación mayor de la que podamos soportar. La tentación es una ley de esta vida. El enemigo vendrá con el objetivo de herirnos, o hacernos desconfiar de Dios, o hacernos caer. El objetivo final del enemigo es separarnos de Jesús, porque lejos de la salvación estamos perdidos, separados de la vida estamos muertos. Desconectados de la Justicia es inútil todo el bien que tratemos de hacer por cuenta propia. ¿Estás pasando por una situación financiera crítica! Recuerda que el enemigo quiere separarte de Jesús. ¿Perdiste a un ser querido de manera cruel e incomprensible? ¿Sientes ganas de maldecir el nombre de Dios porque no te protegió? Recuerda, el enemigo quiere que hagas eso. Él quiere que desconfíes de Jesús, que pienses que no vale la pena ser cristiano en la hora de las dificultades, que parece como que el Señor no está ni un poquito interesado en tu problema. ¿Estás atado a algún hábito que quieres dejar? ¿Existe en tu vida alguna situación pecaminosa que te atormenta y de la cual no puedes salir? Mira el texto de hoy: "Fiel es Dios, que os no dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla". ¿No es una promesa maravillosa? Yo sé que en la hora del sufrimiento, de las lágrimas, de las dificultades y de las tentaciones el ser humano se siente como si estuviera solo. Pero la promesa está ahí. Mira a Job, que se levantó del polvo. Piensa en Daniel, que salió ileso de la cueva de los leones. Medita en Juan, solo en la isla de Patmos y viendo el rostro de Jesús. Recuerda a María Magdalena, que conoció lo que realmente era la tentación. Piensa en las tendencias que la arrastraban hacia abajo y en cómo encontró poder a los pies de Jesús. ¡ ;Tú también puedes ser victorioso ahora!

(PASTOR ALEJANDRO BULLON)

                                                                                                           20 DE SEPTIEMBRE 2009

                        ¿Quién será contra nosotros?

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Romanos 8:31.

De repente, Vanina y Alejandro aparecieron en los titulares de todos los diarios. Un día que parecía rutinario para los dos universitarios, se transformó en la mayor pesadilla. Durante varios días, todo Brasil siguió con atención los noticiarios, anhelando que el secuestro de los estudiantes en la puerta de la facultad tuviese un final feliz. Y lo tuvo. Para alegría de todos, fueron liberados después de pagar el rescate exigido. Luego vinieron las entrevistas y los reportajes. Entre las muchas cosas que se hablaron, me impresionó una frase de Vanina: "Cada vez que pensaba en Dios, me sentía segura". ¿Te diste cuenta de que pensar en Dios y estar unido a él es una necesidad absoluta en el ser humano? La gran tragedia del hombre moderno radica en el hecho de haber perdido la visión correcta de Dios. Y se siente infeliz, porque no puede vivir sin Dios. Tú fuiste creado para permanecer en continuo contacto con tu Creador. Cuando te separas del Creador, comienzas a crear dioses sustitutos. ¿Quieres verlo! Esconde a Dios de un niño y él adorará el Sol o las estrellas, el viento o las montañas; adorará a sus antepasados, a la mar o a la Luna. Y cuando crezca, con seguridad adorará sus propios sueños e ideales, su arte o su técnica. Pero, aunque tú adores tu propia voluntad o tu inteligencia, o, desengañado por los dioses místicos, te vuelvas a los sentidos y a los placeres, allá en el fondo de tu alma estarás buscando a tu Creador. Puedes hacer lo que quieras: negar la existencia de Dios y afirmar que él es fruto de la imaginación de almas débiles que tratan de compensar la falta de coraje para enfrentar la vida; y puedes decir que no pasa de ser la intención de mentes expertas para engañar a los ingenuos. Lo que quieras. Pero allá en el fondo del corazón siempre habrá un vacío extraño que ni el poder o la cultura serán capaces de llenar, y mucho menos el dinero, el placer o la fama. Lo maravilloso de todo es que Dios no te reclama nada. Él te ama sin importarle lo que piensas acerca de él, sin mirar si tu conducta es buena o mala, sin considerar tus realizaciones o fracasos, sin tener en cuenta tu apariencia o el nombre de tu familia.
En la hora de la pesadilla, Vanina entendió mejor que nadie lo que estás leyendo. En medio de la oscuridad, llena de incertidumbres, ansiedades y temores, sintió a Dios como un amigo que susurraba al oído: "Hija, estoy aquí. No me puedes ver, pero estoy aquí y nada te va a suceder". Ese Dios es tuyo. Sal hoy con él.

(PASTOR ALEJANDRO BULLON)

                                                                                                         19 de septiembre

                              Mucho más de lo que esperamos

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros. Efesios 3:20.

En un lugar del mundo que no identificaré, para proteger la imagen de la persona, me buscó un joven consumido por el tipo de vida que llevaba. Me contó cosas terribles. Era homosexual, drogadicto y, muchas veces, hasta vendía su cuerpo para sobrevivir. A lo largo de mi ministerio encontré personas de todo tipo, y vi cómo Jesús es maravillosamente "poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos". Pero aquel día sentí dolor por ese joven y, en cierta manera, "dudé" del poder divino. Cuando se fue, pensé que nunca más lo volvería a ver. Dejar las drogas en el punto en que estaba, ya sería un milagro, pero mudar las tendencias arraigadas, hacer una higiene completa de su manera de pensar y sentir, ¡ah!, era demasiado. Claro que Dios es capaz de hacer un milagro, pero ese día entendí que aún tenía mucho que aprender de Dios. Oré con él, le conté los milagros que Dios hizo en otros lugares, con otras personas. En algunos momentos de la conversación, acusó a Dios: "¿Por qué Dios me creó con estas tendencias? ¿Por qué soy así?" Había nacido y crecido en medio de una familia cristiana. "Tal vez si no fuese así", dijo el joven, "hoy la conciencia no me atormentaría tanto, ni tendría el peso de saber que estoy haciendo algo que desagrada a Dios". Algunos días después recibí una carta suya. Pedí ayuda a algunos especialistas. El Dr. César Vasconcellos, del Hospital Silvestre, respondió a mi pedido y me mandó algunos artículos. Luego le escribí al joven una larga carta. Oré muchas veces. A veces, cuando veía en la calle a alguien parecido, me acordaba de él y me dolía el corazón al recordar sus lágrimas de impotencia, fracaso y desesperación. Me acordaba de su angustia por querer ser de otra manera. De veras había ido muy lejos, pero si pedía ayuda era porque el Espíritu de Dios todavía hablaba a su corazón. Todavía había esperanza. Dos años después recibí otra carta de él. Era una carta diferente. "Un día el Señor va a tener una sorpresa conmigo", decía. Y un día lo encontré otra vez. Vestía un traje azul marino y una corbata de colores, muy moderna. Al fin del culto me abrazó. No lo reconocí. Nunca lo hubiera reconocido si no se identificaba y luego me contara algunos detalles. "¡No puedes ser tú!", exclamé. ¿Usted no cree en los milagros que predica?" me dijo sonriendo. Sí, yo tenía que continuar conociendo a "Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos". Hoy él vive en otro país. Decía: "Necesitaba cortar todas mis raíces. Aquí y ahora, soy feliz en Cristo. Vivo bien, tengo un buen sueldo, y un día usted va a oficiar en mi casamiento".
Esto es lo que Jesús promete: "Te haré de nuevo, te devolveré el respeto y la dignidad. Borraré completamente tu pasado y reproduciré en ti mi carácter". ¿.Crees en eso?

  (pastor A. Bullón)                                                                           18 de septiembre 2009


¿Salvado por un ángel ?

Truena Dios maravillosamente con su voz. Hace grandes cosas, que nosotros no entendemos. Job 37:5.

Francisco se levantó por la mañana con la sensación de que despertaba en un pequeño bote, sin remos, en medio del océano. Ese día debía pagar tres facturas y no tenía un centavo en caja. Todos los intentos por conseguir dinero el día anterior habían fracasado. Estaba ante una dura realidad. Si no pagaba las deudas, sería protestado, y el negocio no andaba tan bien como para resistir un protesto bancario.

¿Qué hacen los hijos de Dios cuando soplan vientos contrarios y parece que la barquita se va a hundir? ¿Adónde corren a refugiarse quienes confían en el Señor? Francisco cayó de rodillas y dijo: "Señor, humanamente no hay salida para mi problema, pero tú estás por encima de todo y eres todopoderoso. Necesito un milagro, y es eso, exactamente, lo que estoy pidiéndote que hagas para salvar mi negocio".

A las 8 de la mañana abrió el negocio. Para poder cumplir con el compromiso debía vender hasta el mediodía el equivalente a tres de los mejores días de venta. Él y los vendedores esperaban con expectativa la entrada de los clientes, pero nadie aparecía. El reloj indicaba ya las 9:30 cuando entró un hombre acompañado por dos jóvenes. Comenzó a comprar. Pidió un par de zapatos, y otro, y otro. Francisco y el vendedor que atendía al caballero se miraban uno al otro, desconcertados. El hombre no paraba de pedir, y cuando llegó la hora de pagar, sacó del bolsillo un enorme rollo de billetes y pagó todo al contado.

Francisco le preguntó: "¿Quién es usted! ¿Puedo ayudarlo a llevar sus paquetes hasta el auto?" El hombre le dijo que no era necesario, que había llegado esa mañana, que había subido por la Av. 7 de Septiembre, en Salvador, y había sentido deseos de entrar y comprar zapatos.

Cuando el extraño visitante desapareció, Francisco corrió a la caja. Tenía allí la suma exacta que necesitaba para pagar las cuentas. Dios no había fallado.

Dios hace grandes cosas que muchas veces no comprendemos. Dios no duerme, está siempre vigilante y atento a la oración de sus hijos.

Podemos confiar en él. Nunca falla. Su respuesta puede no armonizar con nuestras expectativas, pero no falla. ¡Cree en eso!

 (pastor Alejandro Bullón)




 

                                      17 de septiembre 2009

La renuncia del amor

El que halle su vida, la perderá; y el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. S. Mateo 10:39.

Una vez oí contar la historia de Jim, ese maquinista norteamericano cuya vida era una inspiración para todos los que trabajaban con él. Dicen que al presidente de la compañía ferroviaria sólo le gustaba viajar con él, porque era un buen cristiano.

Cierto día sucedió un terrible accidente y Jim quedó aprisionado entre los retorcidos hierros del tren; su muerte era inminente. Ya había perdido mucha sangre y se debatía en la agonía, cuando el presidente de la compañía, que también viajaba en esa oportunidad, trató de ayudarlo.

-Yo sé en quién he creído -repetía en voz bajita el moribundo Jim. Los ojos del presidente se llenaron de lágrimas. Quedó admirado de la confianza que ese hombre tenía en Jesús, y afirmó:

-Qué gran fe es la tuya, Jim; yo daría todo para tener una fe como esa.

-Fue exactamente lo que tuve que hacer por Jesús -fue la respuesta de Jim

¿A cuánto renunciamos nosotros por causa de Cristo? Cuando el ser humano logra entender todo el amor que llevó al Señor Jesús a sacrificar su vida en la cruz del Calvario, no tiene otro camino que caer a los pies de la cruz y decir: "Señor, muchas gracias porque me amaste sin merecerlo". A partir de ese momento se inicia la maravillosa experiencia de andar lado a lado con Jesús. El amor de Cristo nos constriñe, nos inspira, nos Ileva a gustar de las cosas que antes no gustábamos, nos lleva a no querer vivir más sin él.

Con el correr del tiempo esta experiencia va creciendo cada vez más. El corazón humano comienza a entender que no vale la pena vivir sin Jesús, porque la vida destituida de Cristo no tiene sentido. Pero continúa viviendo en este mundo con sus atracciones, presiones y tentaciones. Muchas veces se siente acorralado. El brillo de las cosas terrenas puede cautivarlo, pero ahora ya no es un ser carnal, pues pasó de muerte a vida: experimentó el contraste del bienestar pasajero que el mundo ofrece, y la paz y la felicidad auténticas que sólo Cristo puede proporcionar.

Al amor de Cristo es a quien el cristiano entrega todo. Renuncia a todo lo que puede incomodar su maravillosa comunión con Cristo. Sabe que nada puede igualarse al amor de Jesús. Quiere ver una sonrisa de felicidad en el rostro del ser amado, y le entrega el primer lugar en su vida.

Cuando el Señor Jesús dice que no debemos amar con mayor intensidad a nuestro padre o a nuestra madre que a él, no está queriendo decir que amar y respetar a los padres sea algo malo en sí mismo; lo que quiere decir es que ni personas tan buenas como los padres tienen el derecho que sólo Cristo tiene: ocupar el primer lugar en nuestra experiencia.

Jim, el maquinista norteamericano, murió con la seguridad de esa realidad. ¿Y qué en cuanto a ti y a mí?

(PASTOR Alejandro Bullón)



                                                                                                       

                                                                                                             16 de septiembre 2009

                                Echad fuera los dioses extraños

Habló entonces Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: "Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad de entre vosotros los dioses ajenos y a Astarot, dedicad vuestro corazón a Jehová y servidle sólo a él, y él os librará de manos de los filisteos" 1 Samuel 7:3 .

Hace muchos años conocí a un hombre sincero que era víctima del alcoholismo, aunque no lo reconocía y se calificaba apenas como un "bebedor social". Sin embargo, su vida y la de su familia estaban completamente perturbadas por la bebida. En realidad, deseaba abandonar el vicio, pero no podía. Durante una Semana de Oración que dirigí, escuchó hablar sobre la maravillosa obra del Espíritu Santo que lleva a los hijos sinceros a la victoria. También oyó hablar de que el ser humano tiene que esforzarse para no quebrar la comunión permanente con Jesús, y que la victoria sería el resultado de esa comunión. Algunos meses después nos encontramos nuevamente y él, desanimado, me contó que la comunión con Cristo no resolvía el problema de la bebida. Él oraba constantemente, le pedía fuerzas a Dios para abandonar el vicio, pero el bar de casa continuaba lleno de bebidas importadas que conservaba con mucho cariño. Sentado en su sala, leía la Biblia y oraba, mientras sus ojos miraban las bebidas seductoras.
El versículo de hoy dice: "Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad de entre vosotros los dioses ajenos". ¿Cómo olvidar a una mujer extraña, mientras se conserva la foto y el número telefónico de ella! ¿Cómo abandonar el cigarrillo mientras existen dos atados escondidos en el cuarto? ¿Cómo conseguir la pureza de pensamientos mientras las revistas y los videos pornográficos están en los cajones? "Quitad los dioses ajenos y a Astarot" de entre vosotros, es la orden divina. Corta el cordón umbilical con el pecado. Quema tus discos, tus cintas, las revistas, las cartas o los números telefónicos. Tira todo a la basura. La comunión con Cristo es lo que te dará fuerzas para la victoria. Su Santo Espíritu, santificando tu voluntad, te llevará a la libertad completa, pero es necesario quitar los dioses extraños que crean un ambiente desfavorable para la victoria.
Fue "doloroso" para ese joven tirar al inodoro tanta bebida fina. Pero, finalmente, entendió el mensaje. "Quitó de en medio de su casa los dioses extraños" y hoy se regocija en la bendita esperanza del regreso de Cristo, mientras avanza de victoria en victoria, hasta la victoria final. ¿Hay algo en tu vida que deba ser arrojado afuera? ;Que Dios te ayude a hacerlo!

(Pastor Alejandro Bullón)

                                                                                                        15 de septiembre 2009-

                         Aprendiendo a confiar en EL
Hecha sobre jehová tu carga y El te sostendrá; no dejará para siempre caido al justo. salmos 55:22

¿Pueden los cristianos estar, a veces, deprimidos? La depresión en el cristiano, ¿no es una indicación de que no confía en Dios? ¿Es pecaminoso el sentimiento depresivo?

Antes de considerar este asunto, veamos algunas declaraciones de David: "¿Por qué te abates, alma mía?" (Salmos 42:5). "Dios mío, mi alma está abatida en mí (vers. 6). "¿[Por qué] te turbas dentro de mí?" (vers. 5). Ahora veamos las declaraciones de otros hombres bíblicos. Elías dijo: "Basta ya, Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres" (1 Reyes 19:4); y Jonás: "Ahora pues, Jehová, te ruego que me quites la vida" (Jonás 4:3). ¿Quieres ir un poco más adelante? Mira lo que dijo Jesús: "Mi alma está muy triste, hasta la muerte" (S. Mateo 26:38). Generalmente, cuando una persona está deprimida, queda con el rostro triste, el semblante decaído, llora, pierde el apetito y siente como si su situación no tuviese salida. Para completar el cuadro, la persona se siente culpable porque piensa que el cristiano no puede estar deprimido, y entonces el problema se complica más. ¿Qué hacer cuando surgen en la vida momentos difíciles que nos llevan al desánimo? El consejo del salmista es: "Echa sobre Jehová tu carga y él te sostendrá". ¿Qué Significa eso? Primero: Acéptate como eres. No tengas miedo de las situaciones adversas. Dios nos creó con temperamentos diferentes. Unos son más duros y difícilmente tiemblan; otros, a su vez, son más sensibles y sujetos a sentirse débiles ante la adversidad. Eso no quiere decir que nuestra vida deba estar dominada por la personalidad torcida que podamos traer de antes de la conversión. En cambio, deja que el Espíritu Santo complete en ti lo que inició. No te desesperes. Reconoce tu realidad y acéptala. En segundo lugar, alaba el nombre de Dios aunque no sientas que debas alabar. Alábalo porque el amor de Dios, su misericordia y las bendiciones que él está dispuesto a derramar sobre ti, no dependen de cómo te sientas, sino de cuánto significas para él. Tú eres lo más importante para Dios, al punto de que envió a su Hijo unigénito para salvarte. La palabra "carga", o "fardo", usada en el versículo de hoy, en hebreo es yehab, y significa "carga pesada". En la Septuaginta, una versión griega de la Biblia, se usa la palabra mérimna, que significa "cuidado", "ansiedad", "preocupación" por lo que todavía no aconteció. Por lo tanto, el consejo divino para nosotros es: "Hijo, yo te amo. Tú no tienes por qué andar preocupado por los problemas que todavía no aparecieron. Confía en mí, echa sobre mí tu carpa. Yo te ayudaré a llegar descansado al puerto seguro". (Pastor Alejandro Bullón)

                                   14 de septiembre 2009.-

El enemigo te acabó

Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. S. Juan 12:31.

Al pronunciar las palabras del versículo de hoy, Jesús estaba mirando hacia los últimos momentos de su sacrificio en la Tierra. Estaba mirando específicamente hacia su muerte. Su muerte en el Calvario sería la estocada final que recibiría el enemigo. Sería el cumplimiento de Génesis 3:15: "Ésta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar".

A partir del Calvario el enemigo quedó con las horas contadas, viviendo los momentos desesperantes de la agonía.

En cierta ocasión, mientras predicaba sobre este tema, una mujer, poseída por el demonio y gritando espantosamente, lanzó un enorme banco contra mí y se acercó amenazadoramente, mientras arrojaba espuma por la boca y sus ojos enrojecidos parecían soltar dardos envenenados. Esa escena fue para la iglesia la mayor evidencia de que el enemigo está completamente derrotado y ya no tiene poder.

Cristo lo derrotó en el desierto, en el Calvario, en la tumba, y hoy quiere derrotarlo en nuestro corazón; pero sólo podrá hacerlo con nuestro consentimiento. A veces encuentro a personas atadas a cadenas de vicios, hábitos que destruyen la vida, sentimientos negativos y pensamientos impuros. Son personas sinceras que luchan para salir del pozo de la impotencia en que se encuentran. Muchos ya fueron de un lado para el otro tratando de encontrar una salida, y finalmente, cansados de luchar, se entregaron al conformismo y al abandono total.

El versículo de hoy afirma: "Ahora el príncipe de este mundo será echado fuera". Esta no es una promesa. Es la descripción de un hecho. El enemigo está condenado. Su estrategia para engañar al mundo fue desenmascarada ante el universo. Las acusaciones que hacía contra Dios se perdieron en el vacío de la incoherencia de una vida egoísta. En la cruz reveló toda su perversidad ; arrojó sobre Jesús todo el veneno del orgullo, el resentimiento y la rabia. Pero fue derrotado, y "ahora el príncipe de este mundo será echado fuera".

¿Tiene alguien derecho a decir: "No puedo, estoy derrotado, ya me can sé de luchar"' Sal esta mañana a tus actividades para un día de victoria. Ábrele el corazón a Jesús y dile: "Señor, opera tus grandes obras de victoria en mi vida". Déjalo entrar en tu corazón por medio de su Santo Espíritu, y prepárate para las sorpresas que Dios tiene reservadas para ti.

(pastor Alejandro Bullón)

                                                            13 de septiembre 2009

Orad con acción de gracias

Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Filipenses 4:6.

Hope Mac Donald, en su libro Enséñanos a orar, cuenta que una noche, cuando sus hijos Tomás y Daniel eran pequeños, estaba orando con ellos, arrodillados cerca de la cama. Tom hacía la última oración y ya había empleado más de cinco minutos agradeciéndole a Jesús por todas las cosas que se podía acordar. Había citado a toda la familia y a los parientes próximos y distantes. Le había agradecido al Señor por todos los amigos que tenía en la escuela, nombre por nombre; por todas las flores y árboles, por el Sol, la lluvia, la Luna, las estrellas y todo lo que existe en la naturaleza. Después de agradecerle a Dios por todas las personas del mundo, paró, se dio vuelta hacia el padre y dijo: "¿Qué más debo decir, papá?" Y antes de que el padre pudiese responder, su hermano replicó en un rapto de inspiración: "¿Qué tal si dices 'Amén'?"

Sin duda, estás sonriendo. Pero el cuadro presenta la sinceridad con que los niños hablan con Jesús. ¡Toda la oración fue empleada solamente para agradecer! ¿Cuántas veces hicimos lo mismo en nuestra devoción personal?

¿Por qué ser agradecido si todavía no presentamos nuestro pedido y no hemos recibido la respuesta? Eso dependerá mucho de tu concepto de la oración. Si crees que, antes de salir de nuestros labios, todas las peticiones ya fueron respondidas por Dios, y que todo lo que necesitamos hacer es abrir la puerta del corazón a Jesús, que viene con todas sus bendiciones, entonces la oración de gratitud tiene sentido. Pero si continúas pensando que tienes que orar para cambiar la posición de Dios respecto de tu persona, entonces, naturalmente, todavía no tienes motivos para ser agradecido.

Si te detienes a pensar un poco y comienzas a enumerar todas las bendiciones que ya recibiste en la vida, verás que ni el tiempo ni la memoria alcanzan para mencionarlas a todas. Dios es un Dios de salvación y es también un Dios de bendiciones. No somos nosotros los que deseamos ser bendecidos, es él quien está deseoso de bendecirnos. Tenemos que alabar su nombre porque es grande. Tenemos que agradecer su amor porque mucho tiempo antes de que supliquemos alguna cosa, su Espíritu trabajó en nuestra vida creando en nosotros el deseo de buscarlo, haciéndonos sentir la necesidad de sus bendiciones.

Antes de salir hoy al trabajo diario, derrama tu vida a los pies de Jesús. Agradécele las bendiciones que tus ojos todavía no vieron, pero que él ya preparó para ti. Canta un himno de alabanza y mantén ese cántico en el corazón a lo largo del día. No salgas ansioso. No tienes motivo para eso. Tu Dios es el mismo Dios de Moisés, Abraham, Daniel y Pablo. El puede cerrar la boca delos leones, librarte de la prisión o abrir el Mar Rojo.

¡Créelo!

(pastor Alejandro Bullón)

*************************************************************************************************************************






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
  SUB-PAGINAS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  HORA ARGENTINA....



EL CUIDADO DE DIOS...


"POR DEDICACION EN LA DIFUSION DE LA PALABRA DE DIOS A TRAVES DE INTERNET"...
  Publicidad
 
free counters 24-5-09 animations

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
 



=0; SI TE GUSTO LA PAGINA TE INVITAMOS A QUE NOS VOTES ASI OTROS LA CONOCEN...GRACIAS
Vota por este sitio en el Top Cristiano Top Ranking Christian Sites, The Best Christian Websites
SI QUERES LLEVAME A TU SITIO:


¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
grafica de:http://jesuscristo-elqueamamialma.blogspot.com
 

Cool Flash Comments

Frutos limpios ...

Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. Romanos 5:19.
El enojo en sus ojos era atemorizante. Mirando fijamente al horizonte, trataba de encontrar palabras que no lo lastimasen tanto, pero no las hallaba. -Yo... yo soy así. ¿Qué puedo hacer? ¡Es mi naturaleza, mi destino, mi suerte; y no hay nada que pueda hacer para cambiarlo! Mucha gente piensa que jamás podrá cambiar de vida, y justifica sus errores, con la idea de apagar la voz de la conciencia. ¿Tienen ellos la razón? Hoy, tal vez, te levantaste con el sabor de la derrota en tus labios; te duele la cabeza intensamente; tu cuerpo siente la resaca de ayer. Y, mirándote al espejo, te sentencias: Soy así, ¿qué puedo hacer? La Biblia habla acerca de la naturaleza pecaminosa del ser humano. Des­de que venimos al mundo, traemos la inclinación hacia el mal. El versículo de hoy menciona la desobediencia de Adán como puerta de entrada del mal a la vida de todos. El árbol de la humanidad fue contaminado en su raíz, y los frutos son malos. La vida del ser humano es una incansable lucha en contra de la natura­leza pecaminosa. Creo que nadie, en sana conciencia, desea hacer el mal; a nadie le gusta tropezar y caer a cada rato. No le hace bien a nadie prometer y prometer, sin nunca cumplir. El texto de hoy presenta un contraste entre Dios y el hombre: si, por un lado, el pecado atacó la raíz de la humanidad y contaminó todos los frutos, por el otro, Cristo venció el pecado, y trajo solución y cura. Al comenzar un nuevo día de tu historia, recuerda que todos tenemos una naturaleza mala, pecaminosa, que se deleita en vivir lejos de Cristo y que prefiere vivir ajeno a la voluntad de Dios. El Señor Jesús, con el suave pañuelo de su justicia, nos limpia con cariño; nos limpia de todo y nos llama justos. Cuando por algún motivo te sientas indigno; en las horas de mayor an­gustia, en los momentos de total desánimo; cuando el martilleo de la culpa te golee sin cesar, recuerda: "Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos".


Image and video hosting by TinyPic Create your own banner at mybannermaker.com!
Image and video hosting by TinyPic





logo creation 'Create


Glitter Photos TENHA O PROCURANDO OS PERDIDOS  COMO PARCEIRO


Planeta de Blogs Cristianos
Vota mi sitio Mundo de Enlaces


Materiais multimídia para igrejas
Pagina nueva 2



*************************************************************t

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=